Hoy es 17 Septiembre, 2021

Deportes Montebuey

“Mi mayor título es haber concretado una carrera de muchos años”

Expresó Juan el “Mono” Quiroga retirado del fútbol profesional tras 18 años de trayectoria.

Juan el “Mono” Quiroga, nacido en Monte Buey el 20 de abril de 1982, tras hacer inferiores en Matienzo de Monte Buey, recaló en Belgrano de Córdoba y desde allí construyó su carrera como futbolista profesional que tras 319 partidos y 18 años culminó en diciembre del 2020. Resumió su dilatada trayectoria en el programa Entretenidos de Vivencias TV.

Siempre le voy a estar agradecido a Héctor Tocalli porque yo no era un jugador destacado y Héctor confió en mí; me trajo a Belgrano y así arrancó mi historia en el fútbol; el primer año en Belgrano jugué poco y luego me fui a Banfield y ahí empecé a crecer como jugador, pero el primer paso importante fue Belgrano” explicó Quiroga, rememorando sus comienzos.

“No sufrí irme de Monte Buey, porque tenía la fuerza de concretar el sueño de jugar en primera y desde los 16 años lo empecé construir día a día, es como en la vida, trabajar diariamente y así todo va a estar más cerca” reflexionó el Mono quien recordó que el celeste no pasaba por un buen momento, había cerrado la pensión y por ello decidió ir a Banfield.

En Buenos Aires al llegar a Banfield el crecimiento fue rápido: “Yo era un nenito y al mes de estar ahí ya entrenaba en primera, hice pretemporada y el técnico me puso en el plantel debutando en el segundo tiempo contra Colón un 22 de febrero del 2002, ahí me di cuenta que concretaba un sueño”.

Quiroga estuvo dos años y medio en Banfield y solo jugó 6 partidos en primera, luego quedó libre, buscó club por su cuenta, sin representante, bajando categoría y recalando en Defensa y Justicia; “comenzando desde cero, construir y ganarme un lugar en un plantel que luchó por el ascenso; nadie quería ir allí, era un club chico, de barrio, pero ya ordenado y esa fue la base para lo que es hoy”.

Tras vestir la casaca del Halcón por tres años y jugar 45 partidos, emigró al fútbol de México jugando un año (15 partidos) en el Puebla FC. “Fue una experiencia espectacular jugar en la primera división de allá teniendo roce con grandes jugadores, pero no estuve tan convencido y me volví rápido porque quería cumplir mi sueño de mantenerme en la primera de Argentina”.

Entre el año 2008 y 2010 el “Mono” jugó 47 partidos en Newell´s de Rosario (donde hizo su único gol en primera), luego en el 2011 jugó 32 partidos en Colón de Santa Fe, regresando a Belgrano en el segundo semestre 2011 para quedarse hasta el año 2014 y tras 78 partidos, vestir también la casaca de Gimnasia y Esgrima La Plata (15 partidos en el 2014), Olimpo de Bahía Blanca (39 partidos 2015 a 2017) y nuevamente en Belgrano por otros tres años y 42 partidos hasta su retiro en 2020.

A pesar de haber vestido casi una decena de camisetas, al Mono Quiroga siempre se lo recuerda visitiendo la celeste de Belgrano de Córdoba. “Fue donde más me destaqué, donde tuve el pico de rendimiento, donde mejor me sentí y llegué al corazón de la gente porque dejé el 100% de mí siempre, en momentos buenos jugando copas internacionales, dos veces subcampeón, pero también sufriendo el descenso. Más allá de la circunstancia yo no podía defraudar a la gente y lo pude lograr para irme por la puerta grande

“Fue duro despedirse, siempre me exigí 100% y cuando sentí que ya no podía decidí decir adiós; fue triste por todo lo que significó Belgrano que es mi familia, todos los que trabajan en el predio, con todos los hinchas que tienen un trato espectacular conmigo; toda la vida voy a estar agradecido con Belgrano por todo lo que me dio, siempre sentí que jugaba con la gente al lado mío, me sentí triste cuando no le respondí, pero siento que nunca defraudé a la camiseta

“El mayor título mío es haber concretado una carrera de muchos años, logrando estar 12 años en primera división y 4 años en Nacional B, un logro que no es fácil, y lo pude hacer porque me entregué al 100% di todo; ahora no lo extraño al fútbol, lo disfruto de manera amateur y disfruto de los amigos, de un asado, de llegar más tarde de noche, todo lo que no podía antes por ser tan exigente con mi carrera, ahora me toca disfrutar y es una etapa terminada que guardo en mi corazón” cerró el Mono.