Hoy es 3 Junio, 2020

Deportes Montebuey

Clarín entrevistó a Gustavo Gatto

En el artículo destaca la formación de un equipo de sacerdotes argentinos en Roma que jugará torneo oficial.

Clarín destacó en su sección deportiva  la formación de un equipo de sacerdotes argentinos que jugará un torneo oficial en Roma. Entrevistó al cura monteboyense Gustavo Gatto quien comentó de qué se trata el torneo y cómo se formó la selección. Aquí el artículo completo.

Un equipo argentino de seminaristas y sacerdotes jugará un torneo de fútbol en el Vaticano

Comenzará este sábado y aseguran que se prepararon “con mucho esmero y alegría”

El equipo argentino de sacerdotes y seminaristas debutará en la Clericus Cup

La “Clericus Cup” comenzará el próximo 7 de marzo y, por primera vez participará un equipo argentino integrado por sacerdotes y seminaristas, todos residentes en Roma. “Se trata de una verdadera y concreta experiencia de fraternidad sacerdotal”, expresó el presbítero cordobés Gustavo Gatto, director técnico del equipo.

El torneo reúne a más de 300 sacerdotes, consagrados y seminaristas de más de 70 países de los 5 continentes.

“La participación del equipo argentino en la Clericus Cup fue posible gracias a un hermoso camino de fraternidad sacerdotal que venimos recorriendo los sacerdotes del Colegio y los demás curas que vivimos en Roma”, relató el sacerdote cordobés, en diálogo con la Agencia Informativa Católica Argentina.

El trofeo de la Clericus Cup

Los curas comenzaron a jugar al fútbol semanalmente, “y al ver la unión del grupo y la perseverancia, se planteó la posibilidad de armar un equipo para la Clericus. La idea fue tomando cuerpo y el rector del Colegio Argentino, el padre Ángel Hernández, lo apoyó y le dio el marco institucional necesario. Luego se fueron agregando otros curas para poder presentar un plantel competitivo y a la vez muy unido”, comentó el padre Gatto.

Los sacerdotes argentinos forman el Grupo B integrado por el Collegio Pio Latinoamericano, la Pontificia Universidad Gregoriana y el Colegio Sacerdotal Internacional Altomonte (de la Universidad de la Santa Croce).

“Nos venimos preparando con mucho esmero y alegría. Jugamos cuatro partidos amistosos con muy buenos resultados y le encontramos la vuelta futbolística al equipo”, mencionó el sacerdote de Villa María.

El director técnico definió a los rivales: “Se trata de equipos parejos, prometen ser tres partidos muy interesantes. Aun respetando a los rivales, tenemos mucha confianza en nuestro equipo no solo por el nivel futbolístico sino sobre todo por la actitud y cohesión del grupo”.

“Lo más importante es el espíritu de fraternidad, unión y alegría que vivimos en el equipo. Se trata de una verdadera y concreta experiencia de fraternidad sacerdotal y de trabajar juntos por algo que nos reúne dejando de lado las diferencias de procedencia o la capacidad futbolística, valorando las diferencias como una riqueza para el grupo”.

De cada grupo clasifican dos equipos para jugar los cuartos de final, que serán en mayo: “Tenemos toda la confianza en poder pasar, pero lo lindo del fútbol es que cada partido hay que jugarlo y dar lo mejor de cada uno en favor de todos”. “Sin duda, jugamos para obtener los mejores resultados deportivos, pero en la previa del torneo lo más importante es lo que se genera entre nosotros: el espíritu fraterno y la oportunidad que nos da el deporte a los curas argentinos de diversas diócesis y realidades eclesiales, y curas de otras nacionalidades, de sentirnos verdaderamente hermanos, luchando el uno por el otro”, concluyó el padre Gatto.

Uno de los jugadores, el presbítero Gustavo Módica, de la diócesis de Quilmes, definió la experiencia con “un sentimiento de alegría”, porque reúne tres aspectos importantes de su vida: la pasión por el fútbol y por ser argentino, “y la posibilidad de compartir un campo de juego con compañeros curas y vivir concretamente la fraternidad sacerdotal”.

Francisco se hizo presente en la edición 2019 

La pelota rueda en el Vaticano

Por su parte, el padre Lucas Smiriglia, de la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos, expresó: “El fútbol es una vena que irriga sangre en el corazón argentino. Confiamos poder estar a la altura de la Clericup Cup, no solo por nuestra gran tradición futbolera que sabe engendrar a los mejores, sino también asumiendo la cultura del encuentro en nuestra Iglesia que sabe unirse, encontrarse y compartir un espacio de fraternidad”.

“Somos once los que salimos a la cancha, pero son muchos más los que juegan, con quienes nos une la pasión. La gente, las comunidades, las familias, los curas, muchos que estarán presentes acompañándonos para hacernos sentir que la Argentina late en Roma”, concluyó el padre Smiriglia.